Adolfo Ernst

Adolfo Ernst (Primkenau, Silesia – Alemania, 06 de octubre de 1832 – Caracas – Venezuela, 12 de agosto de 1899), fue un naturalista, botánico, zoólogo, de origen alemán radicado en Venezuela.

Ernst es el principal promotor de los estudios naturales en Venezuela durante la segunda mitad del Siglo XIX en Venezuela, promueve y realiza obras como la creación y funcionamiento del Museo Nacional, la Biblioteca Nacional y la enseñanza de Ciencias Naturales en la Universidad Central de Venezuela.

Desarrolló una importante labor científica en dicho país. Asimismo, como profesor universitario tuvo una marcada influencia en las generaciones de científicos de la segunda mitad del siglo XIX venezolano. Se le considera como el fundador de la escuela positivista venezolana.

Fueron sus padres Adolf Ernst y Catalina Bischoff. Los estudios de bachillerato los cursó en su pueblo natal, luego se matriculó en la Universidad de Berlín donde realizó estudios de ciencias de la naturaleza, pedagogía y lenguas modernas. En dicha institución alemana, conoció por este tiempo a dos hijos del general venezolano Judas Tadeo Piñango, con quienes entabló una cordial amistad, lo que le animó a viajar a Venezuela. El 2 de diciembre de 1861, llegó a Venezuela, procedente de Hamburgo.

En mayo de 1867, ya completamente adaptado a la vida venezolana, fundó la Sociedad de Ciencias Físicas y Naturales de Caracas y posteriormente el Museo Nacional en 1874. En 1876 fue Director de la Biblioteca Nacional, institución a la que dio un gran impulso. Durante el Septenio guzmancista, participó en la organización de las exposiciones internacionales de Viena (1873), Bremen (1874) Santiago de Chile y Filadelfia (1876). A partir de 1874, por petición del presidente Antonio Guzmán Blanco, organizó la cátedra de Historia Natural en la Universidad Central de Venezuela, en la que difundió las teorías de Lamarck y la “Selección Natural” de Charles Darwin, las cuales eran fundamentales en la Zoología y la Botánica.

Fue el inspirador y fundador de la escuela positivista venezolana, figurando entre sus principales discípulos Lisandro Alvarado, José Gil Fortoul y Rafael Villavicencio. En 1889, la Universidad Central de Venezuela le otorgó el grado de Doctor en Filosofía, como reconocimiento a su labor académica. Ernst desarrolló una amplia labor de investigación sobre botánica, zoología y etnografía. También realizó trabajos sobre geografía, geología, lingüística, antropología, física, paleontología y arqueología.

Adolfo Ernst llevó a cabo importantes estudios sobre distintas regiones de Venezuela, tales como el Valle de Caracas, el Lago de Maracaibo, la Cordillera de los Andes, la Guayana Venezolana, la Isla de La Orchila, las Minas de Cobre de Aroa y las Minas de Diamante de Betijoque. Fue el precursor de la etnobotánica en Venezuela al desarrollar temas tales como la Historia de la Yuca (1890) y del Banano (1893).

Las colecciones etnográficas y arqueológicas que fue adquiriendo el Museo Nacional le sirvieron de base para publicar una serie de trabajos antropológicos descriptivos de diversos grupos indígenas de nuestro país: guajiros, ayamanes, warao. En relación a sus trabajos arqueológicos, los mismos se enfatizaron sobre la región andina, de la cual describió en particular las placas líticas conocidas como las “Alas de Murciélago”. También aportó datos etnográficos sobre los Aborígenes Andinos y dedicó algunos ensayos a los petroglifos (1885-1889). Uno de los principales méritos de Adolfo Ernst, fue la divulgación de material venezolano entre las sociedades científicas internacionales del siglo XIX, publicando sus aportes en revistas tales como Globus, Zeitschrift für Ethnologie, American Anthropologist y en el Bulletin de la Société du Antrhopologie de París.

Entre sus Obras se encuentran: Los “Catálogo de la Biblioteca de la Universidad de Caracas”, de 1875. La “Enumeración Sistemática de las Especies de Moluscos Hallados hasta ahora en los Alrededores de Caracas y demás partes de la República”, de 1876. Y “La Exposición Nacional de Venezuela en 1883”, entre 1884 y 1886.

Anuncios