Chico Méndes

Activista Ambiental Brasileño

Francisco Alves Méndes Filho, más conocido como Chico Méndes, (1944-1988) fue un recolector de caucho, sindicalista y activista ambiental brasileño. Luchó contra la extracción de madera y la expansión de los pastizales sobre el Amazonas. Fundó un sindicato de recolectores de caucho en un intento de preservar sus trabajos y la selva tropical. Tuvo un papel importante en la fundación del Consejo Nacional de los Recolectores de Caucho y la creación de la propuesta de Reservas Extractivas para los recolectores. Consiguió el apoyo internacional, y recibió el premio Global 500 por la ONU en 1987, ese mismo año ganó también la Medalla por el medio ambiente de la organización Better World Society.

Chico Méndes fue asesinado frente a su casa el 22 de diciembre de 1988. Después de su asesinato más de treinta entidades sindicales, religiosas, políticas, de derechos humanos y ambientalistas se juntaron para formar el Comité Chico Méndes, las cuales exigían nacional e internacionalmente que el crimen no quedase impune.

En 1990 los fazendeiros (rancheros) Darly y Darcy Alves da Silva fueron considerados culpables del asesinato y condenados a 19 años de prisión. En 1993 escaparon de prisión y fueron nuevamente capturados en 1996. El caso Chico Méndes despertó por primera vez la atención internacional sobre los problemas que atravesaban los recolectores del caucho.

En 2003, el presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva eligió a Marina Silva, compañera de lucha de Chico, como Ministra del Medio Ambiente.

Héroe de la Ecología: Chico Méndes
Por Jeff Trussell

Los bosques son biológicamente los lugares con mayor diversidad del planeta; ellos cubren sólo el 2% de la superficie de la Tierra o el 6% de su masa terrestre y aun así los bosques albergan cerca de la mitad de las plantas y especies animales en la Tierra. La Academia Nacional de la Ciencia estima que los bosques están siendo destruidos a un ritmo de 50 millones de acres cuadrados (la extensión de Inglaterra, Escocia y el País de Gales combinados) por año. Por consecuencia, el salvar estas áreas invaluables se ha convertido en una causa medioambiental urgente. Gente de todos los rumbos de la vida han dado de forma desinteresada, su tiempo y dinero para ayudar a cimentar proyectos que enseñen a la gente a cómo utilizar los recursos que el bosque tiene que ofrecer sin tener que destruirlo en el proceso.

Una persona, sin embargo, ha hecho un sacrificio supremo por esta merecida causa. Su nombre era Chico Méndes y el 22 de diciembre del año 1988, fue muerto mientras trataba de salvar su entrañable Amazonas de la destrucción.

Las protestas que siguieron al asesinato de Chico Méndes fueron ensordecedoras. Marcaron un giro de 180 grados en la lucha para salvar el Amazonas. Un rostro humano podía ser vinculado con la causa: dinero y apoyo de todos los rincones del planeta llegaron a raudales para ayudar a completar el trabajo de Méndes. La grave situación del seringueiro se ha convertido en una causa célebre, y mucho más, alcanzando reformas que se han emitido desde la muerte de Chico Méndes para asegurar el futuro de esta industria pro-ecología.

Chico Méndes no es sólo un héroe del Amazonas, él es el héroe del planeta entero. La incineración del Amazonas, es una quema que impacta cada bosque, ciudad y pueblo en el planeta. Los incendios por los cuales Chico Méndes luchó, amenazaron más que tan sólo unos cuantas y exóticas localidades a miles de millas de distancia.

En un planeta donde la gran cadena de vida se extiende de continente a continente, las llamas de los interminables incendios continúan colándose por las mismas esquinas de nuestras casas y patios.

Anuncios