Energías renovables: Oportunidades en Latinoamérica y el Caribe

Latinoamérica y el Caribe, como subcontinente, reúnen todas las condiciones para ser la próxima región del mundo en liderizar las energías renovables, para ello, se preparan para desarrollar y difundir tecnologías alternativas, con el objetivo de contar con una mayor participación de las energías renovables dentro de la mezcla energética. Además de contar, con un flujo importante de nuevas inversiones que ingresarán en los próximos años. Así, lo indica el informe de Bloomberg New Energy Finance, proveedor de datos de investigación y de energía limpia a nivel mundial.

Este informe puntualiza que “la estabilidad política y el crecimiento económico combinado con la creciente preocupación por la seguridad de la energía y el cambio climático han generado las condiciones propicias”. De ahí, que con políticas ya implementadas en respaldo de la energía renovable y los biocombustibles, o en camino de ser adoptadas, esta subregión esta lista para la llegada de las eco-inversiones en materia energéticas.

Así mismo, estudios de la Comisión de Energías Renovables adscrita a la ONU, indican un crecimiento sostenido de la inversión en energías limpias en Latinoamérica y el Caribe, en especial de la energía eólica. En dicho informe, se estima que el año 2011 promete ser un año record para las inversiones en los sectores de energía eólica y biocombustibles.

El 2010, fue un año record en instalación de parques eólicos en la región, con 736 MW más, y una capacidad acumulativa que alcanza los 1.4 GW. Se pronostica que para el 2015, la capacidad acumulativa en Argentina, Brasil y Chile estará en el orden de los 8 GW. También, se estima que las inquietudes medioambientales y sociales impedirán el crecimiento a gran escala de la energía hídrica, obligando entonces a diversificar las fuentes de energía.

Otro punto clave en el análisis, es que los biocombustibles representan un subsector importante de las energías limpias en la región. Brasil y Argentina ya han implementado sistemas y hay industrias que iniciaron la producción de biocombustibles, como es el caso de Colombia y Perú. La oportunidad de desarrollar la energía de la biomasa sigue teniendo un enorme potencial en América Latina, en países en los que abunda la tierra y demás recursos.

Podemos destacar esfuerzos como los de Chile, donde la participación de las energías renovables ha comenzado si se quiere un poco modesta, frente al compromiso energético que demanda. Sin embargo, en el presente se generan 300 MW de una capacidad total instalada de 12.000. La decisión del Gobierno es que las energías renovables contribuyan a diversificar la matriz energética de Chile y a reducir la alta dependencia de combustibles provenientes de fuera del país.

En Brasil el desarrollo de las energías renovables está muy avanzado. Brasil empezó a desarrollar un programa de fuentes alternativas en el año 2002. Actualmente, centra el 60 por ciento de sus proyectos sobre energías alternativas en la biomasa; proyectos que, empezarán a dar resultados importantes a partir del 2011. La apuesta brasileña es en la tecnología de la biomasa.

Experiencias regionales de Centroamérica y el Caribe, igual muestran que la comunidad del Caribe está trabajando en la creación de una estructura financiera para expandir el mercado de las energías renovables. Ejemplo de ello, el parque eólico de Wigton, en Jamaica, que comenzó a operar en mayo del 2004. La energía eólica es la principal apuesta del gobierno jamaiquino, que aspira a tener un 15% de energías renovables en el año 2020.

En Perú se puede mencionar como un verdadero éxito la instalación de termas solares en la zona de Arequipa, donde se han relevado 10 092 termas (que corresponde a cerca de 6.7 MW de capacidad total instalada). Además en Perú habría más de 19 600 módulos fotovoltaicos instalados.

Costa Rica, desde 1996, ha iniciado las operaciones de su parque eólico, este país ha mantenido el liderazgo en América Latina en cuanto a capacidad de generación de electricidad a partir del viento. Con 62.3 MW instalados en cuatro plantas (tres privadas y una de propiedad del Instituto Costarricense de Electricidad) y una capacidad de generación de energía eléctrica de más de 180 GWh/año. Costa Rica representa un importante caso de éxito en el aprovechamiento de las fuentes de energía renovables en la región.

Cuba inicio en el año 2000, la electrificación de escuelas rurales mediante sistemas solares. El gobierno cubano financió directamente un programa de electrificación mediante paneles fotovoltaicos. En menos de un año, se instalaron sistemas solares en 1 994 escuelas, con lo que se benefició a 34 000 niños en las zonas rurales.

México, tiene dos importantes programas asociados aprovechamiento de la energía solar a través del uso de celdas fotovoltaicas construidas con tecnología propia. El primero, ejecutado en los años setenta, se relaciona con el sistema de telesecundarias que consiste en aulas ubicadas en zonas rurales que se apoyan de una señal que llega a un televisor que funciona con electricidad generada con fotoceldas. El segundo programa, llamado “Programa de Energía Renovable para la Agricultura”, donde se desarrollaron instalaciones orientadas a aplicaciones agrícolas (bombeo de agua y sistemas de enfriamiento para la conservación de alimentos) en localidades rurales fuera de la red eléctrica, principalmente en el Estado de Chihuahua, al norte de México.

Latinoamérica y el Caribe, avanzan con pasos seguros, logrando en el presente, un 23 por ciento de energías renovables, del total de su producción energética.

Lenin Cardozo | Ingeniero Ambiental

Sobre el Autor: Es ingeniero, ambientalista y escritor. Con es3tudios de Postgrados en MBA, Gerencia Publica, Filosofía e Historia. Doctor en Ciencias. Director Ejecutivo de los Noticieros Ambientalistas “Canal Azul 24” y “Blue Channel 24” (bluechannel24web.wordpress.com). Fundador de la ONG Ambiental Azul Ambientalistas.

Anuncios